Martín miraba desde el suelo como Raúl le apuntaba con la pistola.

-¿Tienes miedo?- le pregunto Raúl – Ahora sabes lo que se siente al tener miedo. ¿Sabes lo que es venir al instituto todos los días con miedo? Pensando en cómo te van a humillar.

Martín seguía en el suelo sin moverse.

-Si te pegara un tiro ahora mismo libraría al mundo de un gilipollas como tú y evitaría que le volvieras a hacer lo mismo a más gente.

-No dispares- le suplicó Martín- siento todo lo que te he hecho.

-Ya es muy tarde- le contestó Raúl sacando su teléfono móvil- ahora vamos a hacer un vídeo.

Raúl seleccionó la cámara del móvil e inició la grabación del vídeo.

– Bien ahora vas a mirar a la cámara y vas a hacer lo que yo diga- le dijo a Martín sin dejar de apuntarle con la pistola- Vas reconocer en el vídeo que eres gay.

-No pienso hacer eso- le respondió Martín.

-Claro que lo vas a hacer. Si no lo haces vas a llevarte un tiro en la cabeza-le advirtió Raúl.

-Estás loco- le gritó Martín- debería haberte atropellado a ti el coche en lugar de a David, y ojalá te hubiera matado. Te debería haber empujado a ti contra el coche en lugar de a él y haber librado al mundo de un marica de mierda como tú.

Raúl por fin había conseguido lo que quería, en ningún momento había querido matar a Martín. Había conseguido arrancarle una confesión y la tenía grabada en el móvil.

Justo en ese momento se abrió la puerta del baño y entró un joven. Raúl miró hacia la puerta y Martín aprovechó ese momento para abalanzarse sobre él y quitarle el arma. El joven que había entrado en el baño huyó al ver la pistola y Martín y Raúl se volvieron a quedar solos.

-Ahora tengo yo el arma- dijo Martín- dame el móvil ahora mismo.

Raúl sacó el móvil del bolsillo y se lo acercó lentamente a Martín, pero antes de que este lo cogiera le dio tiempo a pulsar la tecla de envío y enviar el vídeo al móvil de David. Cuando Martín tuvo el móvil en su mano buscó el vídeo para borrarlo, pero cuando lo encontró se dio cuenta de que ya había sido enviado a otro teléfono.

El chico que había salido huyendo del cuarto de baño corrió hasta la sala de profesores para avisarles de que había dos alumnos con una pistola en el cuarto de baño. Todos los profesores salieron hacia allí a toda velocidad, y justo en ese momento oyeron el sonido de un disparo.

CONTINUARA…

Deja una Respuesta